Lorenzo García Huerta

Lorenzo García Huerta (escritor valverdano 1844 – 1910), nace el 10 de Agosto de 1844 en Valverde del Majano como puede comprobarse en el Registro Parroquial de esta localidad, en el libro 6º de bautizos (1843 – 1870).  Es hijo de Isidro García Fernández, de oficio carpintero y de ignacia Huerta Longo de profesión sus labores. Sus abuelos paternos son Benito García y Andrea Fernández y los maternos, Santos Huerta y Mª Longo.
El matrimonio tuvo cuatro hijos supervivientes, Lorenzo fue el mayor, los otros fueron Pedro, Antonio y María, actualmente ninguno de sus descendientes se encuentra en Valverde. En 1881, muere el padre, Isidoro y la madre y alguno de los sobrinos de D. Lorenzo acompañaron al tío cura tras su exclaustración en 1896.

Lorenzo García Huertas fue misionero del Corazón de María (Misionero Claretiano), ordenándose sacerdote en 1888. Durante los años que estuvo en la congregación a su trabajo como religioso, añade su trabajo en la enseñanza y como traductor. Recorrió varias ciudades en su etapa de misionero, Madrid, Bilbao, Ciudad Rodrigo o Pamplona. En estos años ya escribía y mandaba algunos de sus trabajos a periódicos segovianos como El Liberal Dinástico o El Adelantado.

En 1896 abandona la vida regular y sigue como presbítero y el mismo dice con respeto a su oficio “como sacerdote lucharé en mis versos a brazo partido contra esa poesía deletérea del amor libre y de la duda”.  Su vida como sacerdote, según sus familiares, transcurre en Madrid, donde muere en 1910, con sesenta y seis años. Precisamente estando de cuerpo presente, llega la noticia de su nombramiento como obispo de Almería.

Como escritor D. Lorenzo utilizó normalmente el seudónimo de “El Cantor de Guadarrama”, también usó el de cantor de la Aparecida, como en los versos que dedica a nueva escultura de la Virgen tras su destrucción en el incendio de 1897.

¿A qué movimiento literario español pertenece? Él mismo, en la introducción que hace en su libro titulado “La niña muerta”, nos dice: “será quizás demasiado atrevimiento mío, pero, mientras no se presente con mayores títulos otro, y puesto que soy el primero en anunciarme como el trovador de sus leyendas y tradiciones en El Cantor de Guadarrama, quiero llamarme el poeta Regionalista segoviano”

El movimiento Regionalista se produce a finales del siglo XIX y principios del XX, coincidiendo cronológicamente con el modernismo, movimiento que influye por ejemplo, en la obra poética de nuestro escritor. Por poner un ejemplo más conocido de poeta regionalista podemos citar a Gabriel y Galán.

D. Feliciano de Burgos, director de El Liberal Dinástico en 1897, señala que Lorenzo García Huerta consiguió como poeta y autor numerosos premios como el otorgado por la Sociedad Económica de Amigos del País por unas leyendas en verso tituladas “El Caballo del Conde” y “ El Rico de Torredondo” publicadas en periódicos segovianos. Como el propio escritor señala esas leyendas se las contaba desde la cuna, a él, como a sus hermanos su madre en Valverde, y a ésta la suya.

En el Certamen de Lérida fue premiado con una margarita, una cítara y una lira de plata. Varios valverdanos me han contado, que antes de resolverse el premio, D. Lorenzo decía: “si gano la margarita, para ti Virgen Bendita ( se refiere a la Virgen de la Aparecida). Obtuvo el premio y la Virgen llevó muchos años esa margarita, robada recientemente.

Por otra obra dedicada al Santuario de Mazuelos ganó una escribanía de plata y una pluma de oro.

Debió gozar de un cierto prestigio porque por ejemplo su obra “ La Niña Muerta”, está dedicada y presentada en audiencia particular a la Serenísima Infanta Dña. Mª Isabel Francisca.

Además de obras en verso, cultivo el teatro y la zarzuela y alguna de sus obras llegó a estrenarse en París.

Obras:

• La Virgen de La Nueva (leyenda) publicada en Madrid en la Editorial Ambrosio Pérez y Cª, 1903, tiene 91 páginas.

• Bodas Reales, apropósito simbólico en un acto dividido en cuatro cuadros y en verso, con 77 páginas escritas en 1907.

• Carmeliña, zarzuela en un acto y tres cuadros, en prosa y verso con música del maestro Julio Cristóbal 1906.

• Vida por Honra, drama en un acto, en verso, de costumbres segovianas, Madrid editorial R. Velasco 1904.

• La toca de la Fuencisla, leyenda, Madrid 1902 editorial Asilo de huérfanos del Sagrado Corazón de Jesús, 108 páginas. Esta obra comienza así:

A tus pies, Fuencisla Bella,

pongo esta leyenda mía:

consagra su poesía

con tus rayos, blanca estrella.

Tus maravillas canté

en la toca soberana

que la piedad segoviana

veneró con onda Fe ….

y con esa viva llama

de esperanza y de ilusión,

será eterna la canción

del “Cantor del Guadarrama”.

Soy suyo, Virgen, legisla:

¿qué ansias? ¿mi amor en prenda?

tómale con mi leyenda

“La toca de la Fuencisla”

Otras Obras:

• La Estrella de Mazuelos.

• Toma y lee.

• La niña muerta publicada en Segovia, editorial El Carpetano 1898.

• Legendario Riojano.

• María y las Artes.

• El Hogar Católico.

• Colón y el culto a María.

• Espejo de oradores.

• Dios, el universo y el hombre, etc.

En 1901 fundó en Segovia el semanario “ La Estrella del Hogar”.

Eventos

Destacados

Facebook